TIBURÓN ANGUILA

TIBURÓN ANGUILA. Son tiburones pertenecientes a la familia de los Chlamydoselachidae siendo una de las dos especies actualmente vivas de esta esta familia, tiene una amplia pero desigual distribución en el Océano Atlántico y en el Océano Pacífico. Este espécimen exhibe muchas características primitivas siendo catalogado como un “fósil viviente”, su tamaño máximo es de 2 metros y su color es marrón oscuro. Le gusta habitar sobre el borde exterior de las plataformas continentales y también puede estar en profundidades superiores a los 1600 metros bajo el nivel del mar.

Taxonomía

  • Reino: Animalia
  • Filo: Chordata
  • Clase: Chondrichthyes
  • Subclase: Elasmobranchii
  • Orden: Hexanchiformes
  • Familia: Chlamydoselachidae
  • Género: Chlamydoselachus
  • Especie: C. anguineus

Descubrimiento de los tiburones anguila

Originalmente la primera persona que logró descubrir esta especie fue el ictiólogo alemán Ludwig Döderlein, el cual visitó Japón entre los años 1879 y 1881 logrando conseguir varios ejemplares, no obstante, sus investigaciones donde describe la especie se perdieron, por lo que la primera descripción publicada del tiburón anguila fue realizada por el zoólogo Samuel Garman.

El zoólogo en sus investigaciones estableció que el tiburón anguila poseía algunas formas taxonómicas que prosperaron durante el Paleozoico, posteriormente otros investigadores llegaron a conclusiones parecidas. No se puede negar que pertenece a uno de los linajes de tiburón más antiguos existentes, que se remonta a al menos al último cretáceo y, posiblemente, al Jurásico. Gracias a su ascendencia antigua y características “primitivas”, el tiburón anguila se ha descrito como un “fósil viviente”.

Localización del tiburón anguila

En el Atlántico oriental se puede encontrar al tiburón anguila por el norte de Noruega, Escocia y por el oeste de Irlanda, también, desde Francia a Marruecos. En el Atlántico central se ha atrapado en diversos lugares, desde el norte de las Azores hasta el Río Grande de subida frente al sur de Brasil. En el Atlántico occidental se ha visto de aguas de Nueva Inglaterra, Georgia, y Surinam.

En el Pacífico occidental se sabe que se puede encontrar desde el sureste de Japón, a Taiwán, de Nueva Gales del Sur y Tasmania en Australia, y alrededor de Nueva Zelanda. En el centro y el este del Pacífico se puede hallar fuera de Hawái, California y el norte de Chile.

Hábitat

Este tiburón habita en el exterior de la plataforma continental, por lo general no encuentra más allá de 1000 metros de profundidad bajo el nivel del mar. En la bahía de Suruga es más común a una profundidad de 50 a 200 mts podamos avistar tiburones de estas especies. En raras ocasiones, esta especie se ha visto en la superficie, su dieta sugiere que no hacen incursiones sustanciales hacia aguas abiertas, además, el tiburón anguila puede realizar migraciones verticales acercándose a la superficie durante la noche para alimentarse.

Descripción física del tiburón anguila

Al ser su cuerpo alargado parecido a una anguila y su extraña apariencia, siempre es comparado con la mítica serpiente marina, animal en el que está inspirado su nombre. La cabeza de estos tiburones es ancha y aplanada con un hocico corto y redondeado, sus ojos son moderadamente grandes con forma ovaladas y carecen de membranas nictitantes. Posee seis pares de rendijas branquiales, su color es de un marrón uniforme o un tono grisáceo, el tamaño máximo conocida es de 1,7 metros para los tiburones machos y 2 metros para los tiburones hembras.

Mandíbulas

Las mandíbulas son largas y están en el extremo del hocico, las filas de los dientes están por toda la boca, hay una fila entre 19 a 28 dientes en la mandíbula superior y 21 a 29 en la mandíbula inferior, aunado a ello, hay un total de 300 piezas dentales alrededor de los otros; cada uno de estos dientes son pequeños con apariencia de aguja.

Aletas

Las aletas pectorales de estos animales son cortas y redondeadas. La única y pequeña aleta dorsal está situada muy atrás en el cuerpo, cerca de la aleta anal, y tiene un margen redondeado. La aleta pélvica y la aleta anal son grandes, anchas y redondeadas. La aleta caudal es muy larga y aproximadamente triangular, no presenta un lóbulo inferior o una muesca ventral en el lóbulo superior.

Comportamiento del tiburón anguila

Sus largas mandíbulas son altamente extensibles lo que le permite tragar presas que tengan más de la mitad de su tamaño, no obstante, la longitud y la articulación de la mandíbula significa que no puede morder tan fuerte como otras especies de tiburones. La mayoría de los individuos capturados se encuentran con ningún contenido identificable dentro del estómago, lo que sugiere una rápida digestión. Esta especie se alimenta de cefalópodos, peces óseos y tiburones más pequeños.

Se cree que puede sorprender a su presa curvando su cuerpo y realizando un ataque rápido hacia adelante al igual que una serpiente. También puede ser capaz de cerrar sus hendiduras como branquias y crear una presión para aspirar a peces variado o su presa por la boca.

Hábitos reproductivos

Es una especie vivípara, las hembras adultas tienen dos ovarios funcionales y un útero funcional ubicado a la derecha. Aún no se ha definido la temporada de cría ya que el tiburón habita en profundidades en las que hay poca o ninguna influencia estacional. Los machos alcanzan la madurez sexual a una longitud aproximada de 1 a 1,2 metros de largo y las hembras entre 1,3 a 1,5 metros.

El tamaño de la camada varía de dos a quince, con un promedio de seis, las hembras ovulan huevos en el útero aproximadamente una vez cada dos semanas. Todo el período de gestación puede durar alrededor de tres años y medio, mucho más tiempo que cualquier otro vertebrado. Los recién nacidos miden alrededor de 40 a 60 centímetros de largo.

El tiburón cocodrilo en peligro de extinción

Animal menos preocupante

Debido a su rareza y por vivir en un hábitat donde tiene contacto poco frecuente con los humanos, este tiburón está en la categoría de “preocupación menor”.

Relación del tiburón anguila con los seres humanos

Este tiburón en muy raras ocasiones se ha encontrado con vida, por lo tanto, no representa ningún peligro para los humanos, aunque, algunos científicos accidentalmente se han cortado con sus dientes al realizar algunos exámenes. Dicho tiburón se vende, a veces, para el consumo de su carne o para la creación de harina de pescado, pero no es económicamente significativo y no lo sobreexplotan.

Como consecuencia de su tasa de reproducción muy baja y la continua expansión de la pesca comercial en su hábitat, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza lo clasificó anteriormente como especie “casi amenazada”, sin embargo, en el año 2016 fue clasificada como “menor preocupación”.

Debido a la apariencia prehistórica del tiburón anguila, algunas personas fantasean que en el fondo del mar existe un familiar de tamaño gigantesco, algo descabellado y de difícil comprobación, no obstante, este “fósil viviente” sigue siendo una criatura extraña y merece ser conocida en todos lados, por ello, te invitamos a compartir este artículo en tus redes sociales.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *